lunes, 25 de julio de 2016

Desde el hidrohide

Éste es ya el segundo año que practico la curiosa modalidad del hidrohide o aguardo acuático, que para los que no sepáis, consiste en un aguardo flotante móvil, el cual permite acercarnos a las aves en vez de tener que esperarles como ocurre en el hide convencional. Pero bueno, no todo es tan bonito como lo pintan, y la mayoría de las veces las aves huyen varios metros antes de estar a distancia de foto. No obstante, a fuerza de intentarlo, por motivos que desconozco hay ciertos días y ciertos ejemplares que te permiten acercamientos aceptables, e incluso acercamientos extremos como el que os muestro a continuación de una garza imperial (joven), y esos días de fortuna, son los que te dan fuerza y ánimos para volver a arrastrarte por el barro de las orillas, a cargar con el hidro varios metros hasta llegar a la orilla y a meterse en las frías aguas primaverales, porque como ocurre en esto de la fotografía animal... todo el sacrificio se olvida cuando los planes salen según lo previsto;)

A continuación os muestro el resultado de unas 15 sesiones aproximadamente, algunas jornadas realmente buenas, otras en cambio desesperantes... esto es así;) Un saludo y espero que os gusten!









































lunes, 27 de junio de 2016

De fotos por Sierra de Gredos

Recientemente he hecho un viaje fotográfico a Sierra de Gredos, más concretamente a la zona abulense en busca de nuevas especies que fotografiar. Los objetivos fijados fueron cinco; Ruiseñor pechiazul, Cabra montesa, Lagarto verdinegro, Lagartija carpetana y víbora hocicuda, de los cuales logré conseguir todos excepto la víbora hocicuda, mucho más difícil de encontrar. 

Hizo un tiempo realmente bueno, el cual no era el deseado para fotografiar por las luces durísimas que causa el sol, por lo que básicamente traté de trabajar aves y cabras a primera y última hora del día, mientras que el resto del tiempo bajaba a zonas arboladas y arbustivas en busca de hérpetos. La especie que más ilusión me hizo fue el Ruiseñor pechiazul, y aunque era un poco tarde ya pude sacar buen material, a pesar de que de los 5 días que estuve solo en 2 pude verlo:














También hubo tiempo para ver otras especies como el Roquero rojo, Buitre negro, Escribanos montesinos y hortelanos, Callaba gris, Águila calzada, Acentores... e incluso alguna de ellas se dejó fotografiar. 





Las cabras montesas eran muy abundantes y realmente confiadas, pero con las luces tan duras que había durante el día no les dediqué tanto tiempo como el que me hubiese gustado puesto que no merecía la pena, y me centré exclusivamente en conseguir las primeras luces del amanecer y escenarios a la sombra, escenarios en los que las fotos tendrían una luz más suave, pero mucho mas difíciles de conseguir.

+











También hubo tiempo de hacer alguna silueta contra el cielo, lo que da unos resultados compositivos bastante atractivos:




Finalmente los herpetos, especies que por la zona en la que vivo no las hay por lo que estoy contento con los hallazgos y los resultados. En orden descendente: Lagartija carpetana - Lagarto verdinegro - Rana patilarga - Eslizón ibérico